Archivo de la categoría: Reportajes

Ir a trabajar en bicicleta

Ser un privilegiado en esta vida es poder ir andando a nuestro lugar de trabajo sin usar otro medio de transporte. Calidad de vida 100%. Son dueños de su tiempo. Dependen de sí mismos. No tráfico. No retardos de trenes, metros, autobuses. Nada. Únicamente se dejan llevar por su ritmo de paso y llegan tranquilos y relajados a su puesto de trabajo.

¿Y los que se desplazan en bicicleta?, ¿Y los que van corriendo a su trabajo? ¿Y los que van en patines de línea? Sí. Todos éstos también. Ayudan a no contaminar el medio ambiente, ahorran menos dinero en transporte público o vehículo propio, realizan un trabajo cardiovascular y mejoran su bienestar.

¿Quieres ser una de estas personas privilegiadas? Lee el resto de esta entrada

No diga deporte, diga Kilian Jornet

REPORTAJES DE DEPORTISTAS

No diga deporte, diga Kilian Jornet

by Pau Farrás. Es periodista. @Paufarras

Hay anécdotas que retratan a sus protagonistas. Kilian por fin había conseguido despegarse de Iker Karrera, obligado a ceder terreno por las puñaladas que sentía en su rodilla. Tal vez por verse ya ganador, entendió que podía dar una alegría a sus seguidores y firmó algunos autógrafos en el último avituallamiento de la Diagonale des Fous (170 km, 10.000 metros de desnivel positivo, 26 horas), su última carrera de la temporada.

Karrera, por cierto, no se retiró de la competición, sino que esperó a su compañera de equipo, Nerea Martínez, para acompañarla un tramo y que así se encontrara más animada. Lee el resto de esta entrada

Ironman World Championship 2012 (Parte 1: Hombres)

El sábado se disputó en la isla de Kona (Hawaii), la competencia más importante del Ironman. Una de las pruebas más exigentes físicamente y mentalmente que existen hoy en día en el mundo del deporte. Un recorrido total de 3’86kms de natación por el mar, 180 kms. en bicicleta y finalmente correr una maratón (42,2 kms.).

Este gran reto, participaron un total de 2044 participantes (F 579, M 1465). Los favoritos de los que más se comentó durante la semana fueron: el australiano Craig Alexender (defensor del título), Chris McMcCormack, los hermanos Raelert, Pete Jacobs, Marino Vanhoenacker y Lienke. Lee el resto de esta entrada

Kenyan running del Rift Valley

Seguro que siempre has tenido la curiosidad de cómo, dónde entrenan los atletas africanos. Y porqué des de hace unos 20 años dominan con excelencia las pruebas de media distancia y fondo en el atletismo.

Con el vídeo que os expongo al final, viajaremos en el Valle del Rift (Kenia) para conocer la comunidad, los secretos, entrenamientos, nutrición, sacrificio, mentalidad, estilo de vida y compromiso en el mundo del running de los altetas kenianos. Es decir, de los mejores atletas del mundo actualmente.  Lee el resto de esta entrada

Héroe antes de participar en unos Juegos Paralímpicos

Artículo del diario Marca (enlace clica aquí)

LA INCREÍBLE HISTORIA DEL SUDAFRICANO ACHMAT HASSIEM

El medallista que salió de la boca de un tiburón

  • Perdió la pierna derecha para salvar a su hermano de un escualo.

ALMUDENA RIVERA. LONDRES 04/09/12 – 18:51.

Hace seis años, Achmat Hassiem estaba en la playa de Muizenberg, una cuna de surferos cerca de Ciudad del Cabo, junto a su hermano pequeño. Taariq, de 17 años, estaba en el agua cuando Achmat se percató de que se le acercaba un tiburón blanco y no lo dudó. La vida de su hermano estaba en juego y se fue directo al agua. “Vi algo con el rabillo del ojo, una sombra, y pensé que sería una foca o un delfín, pero de pronto vi su aleta salir del agua”, comenzaba con su escalofriante relato. “Un tiburón blanco de cuatro metros y medio se metió en la bahía y fue a por mi hermano. Mi labor como hermano mayor fue protegerle”, revelaba ante los micrófonos de la BBC.

Heroi

Sin pensárselo dos veces se acercó al tiburón para intentar desviar la atención hacia él y proteger a Taariq mientras gritaba a los socorristas que sacasen a su hermano del agua. “Les gritaba que saliesen con el barco a por él, que estaba en peligro, pero no entendían lo que les decía”, recuerda, como si lo estuviera viviendo ahora mismo lo ocurrido en esa soleada mañana de agosto de 2006.

“Entonces empecé a chapotear para distraer al tiburón, alejarlo de mi hermano”, recordaba Hassiem, que vio cómo el animal se dirigía directamente hacia él y su aleta desaparecía bajo el agua. “Yo sabía que a los tiburones les gusta atacar desde abajo, pero no atacó, me golpeó con su cuerpo y empezó a girar alrededor de mí”, cuenta. En ese momento perdió de vista al escualo, pero vio a su hermano, que le gritaba. “Entonces lo vi venir, tenía la boca abierta”.

Cincuenta metros bajo el agua
El tiburón le agarró la pierna derecha y le arrastró 50 metros debajo del agua. Sólo se pudo liberar cuando escuchó que se rompía la pierna y se le seccionaba. “Noté que mi pierna no se movía y cuando miré hacia atrás vi por qué: de la rodilla para abajo estaba en la boca del tiburón”, relataba ante el sudafricano. “Lo único que pensaba era en alejarme de su boca. Empujaba con la mano sobre su boca e intentaba poner mi pierna derecha sobre su cabeza para empujar, pero vi que la mitad de ella estaba en su boca y la empezaba a sacudir violentamente hasta romperla. Fue terrorífico sentir cómo mi pierna se desgarraba, pero no noté dolor en absoluto, estaba en shock total”, explica.

Antes de lograr liberarse, el tiburón intentó arrastrarlo hasta el fondo del mar. “Me sacudió una vez más e intentó llevarme hacia abajo. Pensé que iba a morir, empecé a dejar de oír el motor del barco de salvamento y me empezaba a faltar el aire, pero decidí luchar y empecé a golpear con mis puños el cuerpo del tiburón. Entonces me sacudió dos veces más y en la segunda se oyó el crujido, incluso bajo el agua, de mi pierna al separarse de mí”. Un sonido que nunca podrá olvidar.

Achmat nadó lo más rápido que pudo hacia la superficie para pedir auxilio y ser atendido urgentemente. Lo más importante es que consiguió que su hermano saliese ileso. Sin embargo, él había perdido parte de su pierna derecha. A pesar de todo, al echar la vista atrás, dice que lo volvería a hacer.

Tenía sólo 24 años pero las prioridades estaban muy claras. “Lo más importante era la vida de mi hermano. Perder una pierna no es nada. Lo que no habría podido superar nunca es la pérdida de él”, ha llegado a decir. No sólo eso, además hace gala de un gran optimismo y sólo se queda con la parte buena de aquel suceso que supondría un giro a su vida. “Me cambió la vida, sí, pero desde entonces me han pasado muchas cosas buenas. Por ejemplo, estoy en unos Juegos Paralímpicos”.

Una aleta en la prótesis
Tenía por delante una nueva vida. El que fuera guardaespaldas empezó la rehabilitación y aprendió a caminar con la prótesis. Después de un episodio tan traumático lo normal es que no quisiera ver ni en pintura a un tiburón, pero él se pintó las aletas de uno en su prótesis. Quizá fuese una forma de recordar que, aunque el tiburón se llevó parte de su pierna derecha, no pudo con él ni con sus ganas de vivir.

Y no sólo eso, es en el agua, pero en la de la piscina, en la que se ha forjado una carrera como nadador paralímpico. Su fuerza de voluntad y determinación hicieron que apenas dos años después del ataque participase en sus primeros Juegos, los de Pekín. Entonces no consiguió medalla pero con esa experiencia cumplió su sueño.

Después de su etapa iniciática sólo pensaba en subir al podio en los siguientes Juegos Paralímpicos. Con ese objetivo ha trabajado los últimos cuatro años. Su lema es: “Cuanto más sudes en un entrenamiento, menos sangrarás en la batalla”. En Londres su lucha ha tenido recompensa. El pasado sábado el nadador sudafricano ganaba la medalla de bronce en los 100 metros mariposa.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: